Viajeros como tú: Consejos Viajes Geotours

¿Cómo viajar exitosamente con niños?

Un hijo es un gran regalo que te da la vida; junto a esta criaturita comienzas a ver el mundo con otros ojos, aprendes nuevas habilidades y hasta incrementas la eficiencia de los 5 sentidos (además de desarrollar el sexto). Estar con un niño es algo como vivir de nuevo aquello que seguro después de tantos años ya hemos olvidado.

Viajar con un infante es una experiencia extremadamente enriquecedora para ellos, tienen la oportunidad de conocer muchas cosas que a su edad seguro serán maravillosas, pero para los padres a veces no es una aventura tan emocionante. Un niño tiene una gran cantidad de necesidades, y en casa es muy sencillo satisfacerlas, pero en los viajes tenemos tiempo y recursos limitados, y todo podría resultar en desastre. Por esa razón, Geotours quiere echarle una mano a todos los padres que quieren que su pequeñito recorra el mundo con ellos.

  • Edúcalo con anticipación

Diminutos y escurridizos, es muy fácil perderlos de vista. Es crucial que si tu hijo ya puede caminar (y a gran velocidad, tienen piernas cortas, pero rápidas), sepa a quién debe acudir si de repente ya no ve a sus progenitores. Enséñale que puede hablarle a un guardia de seguridad, un piloto o una azafata, y no recibir ayuda de absolutamente nadie más. Lo de siempre, no aceptar dulces, bebidas o en general nada de lo que le ofrezca un extraño. Asegúrate que sepa bien su nombre y el de sus padres, y que no vaya a revelar información del viaje; a dónde van, cuánto tiempo se quedan o qué llevan en el equipaje.

EXTRA TIP: Una semana antes del viaje, vean películas y lean libros sobre el lugar al que irán, de esta manera le generarán expectativas y además lo motivarán a soportar los tediosos aeropuertos, filas y vuelos extensos.

  • Modo detective: Aerolíneas

Evita sorpresas y gastos inesperados; investiga los parámetros de viaje de menores, especialmente bebés, de la aerolínea con la que viajarás. Algunas no les dan asiento en caso de ser muy pequeños, pero sí la posibilidad de un espacio de equipaje propio. También podrían cobrarles un porcentaje de boleto de adulto, o si bien el pasaje completo. La clave, como siempre recomendamos, es siempre investigar con anticipación. Puedes consultar con un agente de viaje y ahorrarte algo de tiempo y esfuerzo que seguro te será útil después.

  • Sana que sana, colita de rana

La mayoría de las veces, y si viajas con agencia, por ejemplo, es que, si no te cobran el boleto de avión, sí tendrás que comprar una tarjeta de asistencia médica. Mejor prevenir que lamentar; estas criaturitas son frágiles, pueden contraer resfriados o enfermarse del estómago si el cambio gastronómico durante el viaje es muy drástico. De todas formas, es importante llevar un botiquín personal con aquellos medicamentos que ya sabemos que funcionan para ellos, y entre ellos incluir los que puedan ayudarles en los vuelos en caso de náuseas, congestión, o que se les tapen los oídos.

  • Diversión a bordo

En casa tienen todos sus juguetes y medios de entretenimiento, pero, ¿qué hará el peque en un vuelo de 6 u 8 horas? No puede correr, saltar o ser el terremoto que está acostumbrado a ser, y es entendible que comience a estresarse y, en consecuencia, portarse mal. Carga tu mejor armamento; los juegos portables. Nos referimos a libros para colorear, sopas de letras, cartas de memoria, actividades de “encuentra 7 las 7 diferencias” y una que otra película que puedas descargar en el celular. Normalmente, las aerolíneas internacionales tiene pantallas que incluyen series, películas y videojuegos; si es este el caso, estás prácticamente salvado.

EXTRA TIP: Trata de agendar vuelos nocturnos; de esta manera tanto tú como tu bebé podrán descansar la mayor parte del trayecto y se hará menos pesado para ambos.

  • Ahí viene el avioncito: Alimentación

Este punto hace referencia especialmente a la comida a bordo, porque si a los adultos nos genera problemas, imagínate cómo le caerá a la barriguita de tu bebé. Carga con bocadillos de emergencia; papitas, uvas, maní, compota o cereales, pues estos saciarán su hambre mientras aterrizan y buscan algo que sea más familiar con lo que regularmente come en casa. Ten en cuenta que hay ciertos empaquetados que no son permitidos en el avión, y que todos los alimentos deben comprarlos después de pasar por el control de seguridad.

Otra situación a tener en cuenta es que, si viajan a un destino exótico, hay ciertos condimentos y preparaciones en general que pueden resultar pesadas o un cambio demasiado drástico en la alimentación del pequeño. Si la intención es que pruebe cosas diferentes, vayan paso a paso, introduzcan un ingrediente nuevo a la vez. De esa manera se acostumbrará gradualmente e identificará fácilmente lo que le gusta y lo que no.

  • Culturízalo e involúcralo

El entendimiento de nuevas costumbres puede ser una aventura para tu pequeñín, así que avísale e investiguen juntos las diferencias entre el hogar y el destino de viaje. Se evitarán un par de vergüenzas o imprudencias (y ojo, que esto no sólo aplica para el niño). Infórmense todos y sean respetuosos respecto a códigos de vestimenta y comportamiento, pues hay lugares en los que una falta a estos dos requisitos puede ser un gravísimo error.

Esta es una excelente oportunidad para que el niño se sienta involucrado y se empape de un ambiente diferente; por experiencias personales, te aseguramos que esto le abrirá muchas puertas en el futuro. Le dará conocimientos únicos idiomáticos, geográficos y culturales que atesorará toda la vida. Hazlo sentir una pieza clave del viaje, dale tareas sencillas como llevar el mapa, pedir su comida o cargar su mochila. Se sentirá motivado a continuar, pues sabrá que sus acciones afectan el viaje y el éxito que este tendrá.

  • Ponte en sus zapatos

Tal vez tú estás acostumbrado a caminar largas distancias, o las filas del banco te entrenan para las largas esperas de las atracciones, pero tu criatura tiene poco recorrido en la vida y puede resultarle excesivamente agotador. Trata de comprender cuando se cansa o se pone de mal humor; hay muchos factores que pueden llevarlo a conocer emociones nuevas y no sabrá cómo manejarlas. Como padres, traten de apoyarlo y motivarlo en lugar de regañarlo.

Esperamos que esta sea una experiencia mágica y tus pequeños puedan disfrutar de Europa, Estados Unidos, Turquía, Medio Oriente y Suramérica con toda la energía y felicidad que caracteriza a los niños. ¡Recuerda tomar unas buenas fotos y etiquetarnos en Facebook, Instagram y Twitter con el hashtag #geoviajeros!

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Formulario

¿Quieres que te asesoremos en tu próximo viaje?

¡Déjanos tu información!

 






‘ />





Al proporcionarnos esta información nos autoriza a procesar en formato electronico
Quiero recibir el boletín de ofertas y promociones especiales en mi correo.